“A TRAVÉS DEL TIEMPO EN UNA BRÚJULA”

Cinco de la mañana,
hora peninsular.
Cuatro horas menos en tu cama,
no te asustes, nada en particular.

Esta desincronía entre mis sueños
y tu ausencia terminará por matarme. Adoro vivir y los colchones grandes,
pero odio despertar y no encontrarte.

Solo hay espacio de sobra,
ubicarse es más difícil
sin los puntos cardinales
que establecen tus exquisitos lunares.

Sin tu cuerpo,
mi brújula no apunta al oeste.
Nunca te irás de la cama sin aprender algo nuevo
y con vos no dejaré de hacerlo.

Mira nada más,
ya me has enseñado
a escribir un tratado
de tu anatomía.

A dibujar un mapa topográfico
con las sábanas en maltrato
y a exponer argumentos
a favor del cambio climático.

Has ampliado mis significantes
con tus significados,
ahora comprendo los plurales
y los futuros con toques de pasado.

Que palabras como amor o felicidad
son más concretas
de lo que jamás habría imaginado.

Por eso hoy, sin ti,
la solución no he encontrado,
no tengo las respuestas
a lo que me has preguntado.

Solo sé
que nos hemos clavado,
que nadie nos ha arrancado,
que sueño con tus manos
y con nuestro amor que con el tiempo se se fue marchitando.

Pero en las líneas que llevan tu nombre, nos puedo ver, oler y chupar.
Nos puedo tocar, sentir, gemir y hasta volver a amar.

Y para que quedo claro, han pasado días y muchos años,

ha corrido el tiempo y continúo observando

a través de una brújula, cómo me has hecho enloquecer hasta poder gritar con cuidado:

¡Joder!
¡Enloquecí por vos!
¡Joder!

© -A.R.
Ciudad de Guatemala, 14 de Noviembre de 2,019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s