“TODO CONMIGO, NADA SIN MI”.

Años lanzando besos al vacío,
no querer saber nada de amoríos,
abrazos con sabor a “frío”,
falsa comodidad en loquerío.

Rodeada de personas que me sentían en la cima
y por dentro solo yo conocía el abismo que sentía,
que fingía mientras reía,
que reía mientras cogía.

Desconfiando de los falsos profetas del amor,
solo pensaba “Que locura, es puro dolor”,
no es grato siquiera recordar un olor,
para ello también, se requiere de cierto valor.

Cerrando la puerta del corazón, me sentía plena,
me sentía amena,
aunque destrozaba a los demás sin pena,
siempre quise aventuras, evadí cada dilema.

Y cada que me mostraba cambiante,
solo yo podía calmarme,
para no contagiar al resto
ni volverlos “causantes”.

Tres años sin ganas de sentir,
ni sentimientos que ” descubrir ”
me gustaba mi soledad sin partir,
sentía era “lo mejor” para mi.

Tanto daño causé
con mis malas actitudes, lo sé,
siempre fui clara, con las personas no jugué,
me envolvía en tantas bocas, advirtiendo que podrían enloquecer y que al “amor” no iba a ceder.

Hasta que no pude contener,
las ganas que tenía de querer demostrar,
que este corazón es terco y loco,
pero sincero y que con pasión me aboco.
Fallé por el miedo a “perder”
lo que con tanto esfuerzo logré coser,
un corazón desde la raíz y poder ser,
poder entregarme y en el amor no dejar de creer.

Una sola vez bastó para abrirme de nuevo,
pasaron los años, pasó el tiempo y ahí estaba con muchos lunares y buen aliento,
un ser increíble, para hacerme reír tenía talento.
Para darle la chispa adecuada a mi alma, a todo de mi, por dentro.

No es necesaria la rudeza como “defensa”,
pero siempre sirve ser ” directa ” y no hacer falsas promesas,
que las personas son pasajeras, eso no es sorpresa,
el callar un “Hay alguien más” no es lo correcto,
el agregar un “Lo prometo” después de cada frase, no lo hace ni un Ateo, en pleno desierto.

Una sola vez bastó, para seguir dándome tiempo,
no quiero un amor a medias,
no quiero un amor que me entienda,
no quiero un amor que me complemente, conmigo misma ya me siento completa.

Tiempo después, ya no quiero lanzar besos al vacío,
encontré los mejores, cerca de un río.
Los abrazos fríos ahora tienen el mejor de los abrigos,
todo está seguro, todo eso lo tengo conmigo.

Adiós corazón helado,
adiós inestabilidad emocional,
tengo lo que importa al final,
seguridad de mi misma y el amor propio que no puede faltar, es lo principal.

Aportar una pizca de felicidad a los demás,
cuando se puede, hay que apoyar,
no ser egoísta y respetar
que es de humanos el fallar y también errar.

Todo conmigo,
nada sin mi.
Un corazón con motivo de latir,
sin tener tiempo para discutir,
sobre quién se queda o quién decide huir,
sobre quién decide cumplir,
sobre con quién todo ha de fluir.
© -A.R.
Ciudad de Guatemala 16 de agosto de 2,019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s