”DOBLE LESIÓN”

Ayer me lesioné el tobillo,
fue una estupidez, fue culpa mía,
esta mañana me lesioné el corazón,
descuido mío, no pude controlar cierta aceleración.

Y si preguntas, cariño ¿Cuál de las dos me duele más?
¡El corazón! no puedo pensar en todo lo demás.
Un tipo de Flashback, de inmediato me llegó,
cuando a penas casi tres semanas, hacíamos el amor.

Sé que despertaste en su cama,
quizá ella despertó en la tuya,
también sé que sentiste como todo fluía,
y ella sintiéndose ganadora, despertando, sintiéndote suya.

El tobillo me causa cierta molestia,
el corazón casi me hace arder,
¿A caso has sentido ese infierno por dentro que no te deja ser?
la sensación de no querer perder, pero siempre ha de doler.

Esta mañana, solo quería mi café,
lo quería sin azúcar, negro y amargo,
para recordar el sabor de tu piel,
o eso quiero hacerme creer.

Lo que me da  más coraje es:
Que no fuiste vos, quien me lesionó HOY el corazón,
fui yo y mi bendita intuición,
de saber que te irías con ella, no pensé que fuera tan pronto, imaginé que solo querías diversión.

Para mi tobillo una venda,
pero ¿Para mi corazón?
este ingrato que pide a gritos tu calor,
una curita no sanará, este sentimiento llamado ”dolor”.

No entiendo por qué, las lágrimas salen sin parar,
pensé que me había quedado sin ellas, desde la última vez, que quisiste terminar.
Me siento exactamente igual que hace dos años y tantos meses,
siento como ardo, como lluevo por dentro.

Otra vez me dejaste este agujero,
el que estaba reparando yo solita, sin miedos,
debiste haberla dejado por completo,
para poder buscarme con agallas de nuevo.

Pero a quién dejaste sin pensarlo, fue a esta lírica enredada,
seguro regresaste para terminar de matar lo que no te dejaba entregarte por completo y ahora  de ella estás clavada, seguro enamorada.
¡Y lo lograste! conseguiste sacarme de tu corazón,  alma y ser,
¡Ingratitud! le llamo a dejarme siempre, con estas putas ganas, no te imaginas cuánto ha de doler.

Con el alma herida,
el corazón hecho pedazos,
un tobillo lesionado,
y todo dentro de mi ser se siente ”asfixiado”.

Seguramente mientras le haces el amor,
ella te susurrá ”Te extrañé demasiado, sabía que vendrías, pero entré en pavor”.
Y tú, con tu cara satisfactoria cuando estás a punto de alcanzar la victoria,
Quizá respondiste:  ”No te imaginas, cuánto anhelaba volver a sentir contigo la gloria”.

Me quemo tanto por dentro, que ni siquiera me puedo controlar,
estoy creando buenos guiones, por si a caso una novela, decido  enviar.
El personaje principal, serás vos,
aún no sé el final, pero si sé que mataste,  reviviste y quemaste todo en mi de nuevo.

El personaje ”tercero”, será ella, apareciendo, invadiendo, quizá quedándose contigo,
o bueno, vos eligiéndola, mientras yo me quedo únicamente con tu bufanda y tu abrigo.
Le harás tantas veces el amor, de distintas formas, imaginarlo para mi será un castigo,
pero para vos será un placer estar con ella y ella será testigo.

Seguro estás completamente feliz,
sientes cierta plenitud y tranquilidad en tu vida y corazón.
¡Me da gusto por vos!
Me cambiaste la vida y también me destruiste con esta historia concluida, te llevaste mi alma, me dejaste con ganas, buenos y malos escritos y ahora solo me queda decir ”Adiós”.

© -A.R.
Ciudad de Guatemala, mayo, 2,019

Un comentario Agrega el tuyo

  1. No es bueno sufrir por amor, aunque casi siempre es inevitable.
    Genial entrada, un abrazo⚘

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s