”TRECE DE ABRIL”

El mal hábito de adelantarnos  a hechos limitados,
de los que no se sabe si terminaremos fajados.
Espero que al leer esto, estés deleitando un helado,
para poder completar tu frialdad con este ”amor” que está muy quemado.

Para el sábado trece de abril tenía una sorpresa para ti,
pues reserve la cabaña de la que tanto hablamos,
un día anterior, mientras nuestros latidos filtrábamos,
para el veintidós de junio, ”Esa fecha es perfecta” pensamos.

Uno de tantos viajes que pensé contigo,
tú siempre supiste, que todo es lento conmigo,
no me gusta cometer errores, para no darlo por perdido,
pero SIEMPRE a alguien más, tenías que haber elegido.

La sorpresa era ”el pase” para  una vida conmigo,
empezando con un buen viaje, para dejar atrás nuestros ”malos entendidos”,
para darle sabor a este verso ingrato, haré en tu corazón muchos ruidos,
al escuchar las grietas que dejaste, un detestable sonido.

¡Vaya sorpresa! no tuve la oportunidad ni siquiera de pensar en ello,
puesto que después de hacer el amor, un mensaje sería el pase perfecto para un buen sello,
¡Un mal entendido! ¡Un gravísimo dolor en el cuello!
por el rostro, me tiraste el cabello.

La maldita sorpresa de nuestras vidas,
tus ingratas desconfianzas sin poder entender mis acciones fluidas,
sin querer indagar más allá de las mariposas hundidas,
pensamientos tóxicos, en ese preciso momento nos diste por perdidas.

¡Maldito trece de abril y malditos malos entendidos!
tanto que luché, para verte de nuevo conmigo,
para tenerte bien, para que olvidarás la piel de alguien más, que a todos lados llevabas contigo.
para sentirnos en plena confianza, para que nuestros brazos fueran ”un abrigo”.

¿Preguntaste por el verso del trece de abril?
Aquí lo tienes cariño, solo recuéstate y luego ve a dormir,
La diferencia entre hacer el amor y tener sexo es el sonido al gemir,
y puedo jurar, que en esa noche, tuvimos las dos, con un poco de ”Decepción” que no deja de fluir.

Me quedé sin ti y sin nuestro primer viaje de tantos,
ahora tomaré mis maletas y también ese viaje, junto con mis quebrantos,
dejaré tus reproches y tu ira a un lado, llevaré lo necesario, quizá rompa en llanto,
las palabras hirientes que dijiste hasta el dieciséis, quizá no lo lamentes, pero las pruebas que tengo, te harán enloquecer.

Espero no tengas el descaro, de ”tomar” el mismo lugar con ella,
para los viajes que tendrán junto con una botella,
no vaya ser que duerman en la misma cama y sientas mi huella
sería desastroso para todos, especialmente para aquella.

Y si no quisiste ver, por ”algo” ha de ser,
tengo los medios necesarios, para hacerte querer,
pero elegiste a quién siempre estuvo interponiéndose en todo nuestro crecer .
Ayer planeamos ese viaje y hoy con otra  anhelas envejecer.

 

A.R.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s